Válor

Válor fue cuna del más notorio alpujarreño de todos los tiempos: Fernando de Córdoba y Válor, más conocido como Abén Humeya. Proclamado ‘rey de los Andaluces’ en 1568 fue el impulsor y primer dirigente de la rebelión morisca, hasta que fue derrocado por su primo Abén Aboo. Abén Humeya nació en 1520 y era miembro de una destacada familia morisca convertida al cristianismo tras la conquista de Granada en 1492. Abjuró del cristianismo para recuperar la religión islámica y luchar contra la represión de la fe y las costumbres musulmanas y el incumplimiento de las Capitulaciones de Granada y las pragmáticas de Carlos I y Felipe II. Dicha rebelión, que duró tres años y se extendió por toda la provincia, fue violentamente controlada por este último monarca.

Válor se encuentra formado por tres núcleos: Válor, Mecina Alfahar y Nechite. Éste primero se constituye como “pueblo calle” a lo largo de la carretera y el antiguo Camino Real. Nechite, sin embargo, conserva la antigua configuración de época medieval, en la que los vecinos se concentraban en barrios y alquerías separados por cultivos. Mecina conserva en sus proximidades los restos de uno de los más grandes castillos medievales de la comarca.

Además de tener una buena oferta hostelera y un interesante casco urbano, Válor cuenta con unos impresionantes parajes naturales. Pero de sus atractivos turísticos es sin duda la Fuente Agria el de mayor reclamo. Se trata de un nacimiento de aguas minero-medicinales que tienen fama de milagrosas, ubicada en el paraje conocido como Cuesta Viñas.

 

Gastronomía

La perdiz en escabeche y los soplillos, unos dulces de merengue y almendra heredados de la repostería morisca, son las recetas más notorias de Válor. El municipio también cuenta con una fabrica de queso de cabra y una almazara de aceite de oliva.          

Historia de la ciudad

Se han encontrado restos arqueológicos que sugieren la existencia de asentamientos humanos en este territorio en la Edad de Bronce y en la época del Imperio Romano. Aún así, los orígenes de este municipio como núcleo de población se remontan a la etapa de ocupación musulmana, conservando casi totalmente su fisonomía de entonces. Formó parte de la Taha de Juviles y experimentó un periodo de esplendor gracias a la artesanía de la seda.

Tras la conquista cristina, la presión que los nuevos señores ejercieron sobre los moriscos provocó el levantamiento del noble Fernando de Córdoba y Válor. Fue coronado aquí como rey de las Alpujarras con el nombre de Abén Humeya. Pero fue derrocado a manos de su primo Abén Aboo y posteriormente asesinado. Cuando don Juan de Austria redujo la revuelta morisca, Válor fue repoblado con cristianos procedentes de Jaén.

Su gran influencia en la rebelión de los moriscos ha tenido como resultado una de las fiestas de moros y cristianos más vistosas y de mayor tradición de la provincia.

Monumentos

  • Iglesia Parroquial (siglo XVI). Dispone de un interesante artesonado de estilo mudéjar, así como de la magnífica imagen barroca del Santo Cristo de la Yedra y una Inmaculada de la escuela de Alonso Cano.
  • Ermita de Nuestra Señora de Lourdes.
  • Iglesia Parroquial (siglo XVI)
  • Ermita de los Varones Apostólicos (siglo XVI).
  • Fuente de la plaza de la Iglesia (año 1797).
  • Puente andalusí de la Tableta.

Iglesia parroquial de San José

Curiosidades

El famoso naturalista y divulgador ambientalista español, pionero en España en la defensa de la naturaleza, y realizador de documentales para radio y televisión, destacando entre ellos la exitosa e influyente serie El hombre y la Tierra , eligió varios de nuestros espacios naturales para la grabación de sus documentales.

Debido a la situación del pueblo podremos disfrutar a  lo largo de todas las rutas de encantadores y maravillosos espacios naturales en los que poder apreciar la flora y la fauna autóctonas en diferentes épocas del año.

En la flora podemos distinguir numerosas variedades de pinos, encinas, almendros, cerezos, castaños, sauces, nogales, carrascas, olivos, … también contamos con la temporada de los robellones de octubre a noviembre para los amantes de la micología además de otras como champiñones y setas.

Durante las diferentes etapas podemos observar la ganadería local como son ovejas, cabras, caballos, cerdos,…en libertad encontraremos jabalís, cabras montesas, lagartos, culebras, víboras, conejos, liebres, perdices y muchísimas más por suerte para los jinetes a los que les gusta fotografiar distintas especies de insectos y vegetación o simplemente observarlos de cerca.